La iluminación pública podría prevenir delitos en Tijuana

Tijuana.- A pesar de la contingencia sanitaria derivada del Covid-19, que afectó a diversos sectores, como el cultural, turístico y laboral, la atención del órgano gubernamental no se detuvo, ya que atendió múltiples reportes ciudadanos a través de sus dependencias, en lo que va de la presencia del virus en esta ciudad.

 

Dentro de las solicitudes más recibidas a través de redes sociales y de la línea telefónica 072, se encuentra la reparación o sustitución de alumbrado público, tema que se relaciona estrechamente con la actividad delictiva, razón por la que de acuerdo a la Dirección de Servicios Públicos Municipales (DSPM), se toman acciones en coordinación con las delegaciones.

 

Según lo indicado por la dependencia, las luminarias son atendidas de manera regular para prevenir que dejen de funcionar o bien, reemplazarlo si así se requiere. Las labores se llevan a cabo también por las nueve delegaciones municipales, ya que en muchas ocasiones el ciudadano prefiere acudir directamente a las instalaciones para entregar su petición.

 

El tema conlleva mucha seriedad, ya que al estar asociado a la comisión de delitos, resulta utilitario para la ciudad contar con un sistema de alumbrado funcional que llegue hasta las colonias más necesitadas como Unión Antorchista del Ejido Ojo de Agua, en donde fue instalada una red eléctrica compuesta por 28 postes de luz, que contribuyen a la prevención de delitos en la demarcación.

 

La relación existente entre el alumbrado público y la seguridad es un hecho, pues de acuerdo a la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), emitida por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en diciembre del 2020, 59.2 por ciento de la población de 18 años y más, manifestó como uno de los problemas más importantes en su ciudad el “alumbrado público insuficiente”. 

 

Para el año 2021,  la misma encuesta revela que un 98 por ciento de la población de 18 años y más, identificó en el mes de marzo algún tipo de problema en su ciudad, siendo el alumbrado público deficiente el que ocupa el 57.3 por ciento, una disminución que alcanza el casi 2 por ciento, en comparación con las cifras de diciembre 2020.

 

Aunque los resultados emitidos muestran una evaluación nacional, hablando específicamente de Tijuana, Baja California, el INEGI indica que el 71.9 por ciento de la población en el mismo rango de edad, identificó un alumbrado público insuficiente, esto en el mes de marzo del mismo año, seguido del municipio de Mexicali, que mostró un 53.6 por ciento.

 

La correlación fue retomada en la publicación de la ONU Hábitat “Reducción del crimen a través de la planificación y gestión urbana”, en la que señala que una planeación, diseño y gestión deficientes, contribuyen a la inseguridad, pues los delitos tienden a ser más agudos en terrenos baldíos, edificios abandonados y zonas donde no hay suficiente alumbrado público.

 

La ONU detalla que contar con calles bien diseñadas y de buena infraestructura, contribuye a la prevención del crimen, ya que facilita la vigilancia y la rápida acción policial. “La planificación urbana combinada con otras acciones sociales y de seguridad, pueden reducir la delincuencia en las ciudades y mejorar la calidad de vida de sus habitantes”, señala la publicación del 2019.

 

En México, desde el año 2010 se da seguimiento a dicho tema, a través del Proyecto Nacional de Eficiencia Energética en Alumbrado Público Municipal, en el que participan la Secretaría de Energía (Sener), la Comisión Nacional para el Uso Eficiente de la Energía (Conuee), la Comisión Federal de Electricidad (CFE), y el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos, S.N.C. (Banobras).

 

En el cuaderno número 4, del Nuevo Ciclo Mayo 2019, del proyecto mencionado, la CONUEE indica “el alumbrado público es una necesidad social insatisfecha cuya falta o funcionamiento inadecuado aporta a la percepción de inseguridad” y destaca que, según el Banco Mundial, la inseguridad y la violencia urbana son provocadas, entre otros, por la falta de alumbrado público o avenidas angostas.

 

En Tijuana, la autoridad municipal ha puesto énfasis en la atención de dicho servicio, ya que reconoce su importancia y el impacto que podría generar en la seguridad de la población. Según la DSPM, en un periodo de 17 meses, el Ayuntamiento efectuó la reparación de 28 mil 763 luminarias e instaló 437 de nuevo ingreso, esto con apoyo de las nueve delegaciones municipales.

 

Cabe destacar que la DSPM efectuó la reparación de 10 mil 807 luminarias que presentaban fallas o estaban fundidas, mismas que en su mayoría fueron reportadas a través de redes sociales oficiales y a la línea telefónica 072, mientras que 17 mil 956 fueron atendidas directamente por las delegaciones.

 

Actualmente, en el municipio existen 75 mil 451 luminarias de alumbrado público, a cargo del Ayuntamiento, sin embargo, se estima que entre un 20 a 25 por ciento de ellas se encuentran apagadas, razón por la que se contempla la reparación o sustitución de las mismas, por tecnología LED, así como sustituir su cableado y conectores.

 

El municipio destina un recurso cercano a los 71 millones 654 mil 500 pesos, en materiales y suministros para labores de reparación y cambio de luminarias, esto según la dependencia antes mencionada, que de forma mensual atiende aproximadamente mil 566 luminarias en las nueve delegaciones.

 

Tijuana es una de las fronteras más transitadas a nivel mundial y un destino turístico para ciudadanos locales, nacionales e internacionales que requiere servicios de calidad y seguridad, por lo tanto se analizan diferentes proyectos de alumbrado público que proporcionen mayor iluminación y uniformidad, para ahorrar en el consumo de energía, además de generar un menor costo de operación y mantenimiento.

Abrir chat