Desde Chapultepec||Joatam de Basabe

Del día internacional de la mujer

 

En México fueron asesinadas 3 mil 650 mujeres tan sólo durante 2019, y 244 de los casos se registraron en Baja California, equivalentes a un índice de 13.6 por cada 100 mil mujeres, lo que coloca a esta entidad en el top tres, sólo por debajo de Colima y Chihuahua, según los datos del informe “La violencia feminicida en México”, publicado por las Naciones Unidas en diciembre de 2020.

 

Por otra parte, durante 2020 se registraron 564 denuncias formales ante la Fiscalía General del Estado de Baja California, por el delito de violación, y otras mil 597 por otros delitos sexuales, según la estadística oficial de la incidencia delictiva en esta entidad.

 

Pero eso a nuestros gobernantes no les importa. La respuesta presidencial a las protestas feministas es un triste “ya chole”, y blindar el Palacio Nacional. La respuesta del fiscal general del estado es que a las jovencitas las matan porque andan todas tatuadas. Por su parte el gobernador se ha dedicado a atacar a las mujeres, periodistas o políticas, con descalificativos misóginos.

 

También es cierto que dentro de los diferentes órdenes de gobierno están trabajando mujeres que sí se preocupan por cambiar la situación de violencia feminicida que vive el país, pero están atadas de manos, con presupuestos mínimos en los institutos de la mujer, porque a fin de cuentas fueron creados sólo por cumplir el requisito, como mera simulación.

 

Para dejar claro este punto hablemos de cifras. Durante 2020 el presupuesto del Gobierno del Estado para el Instituto de la Mujer, fue de menos de nueve millones de pesos, mientras que el de la oficina del gobernador fue de casi 115 millones, o sea más de un mil por ciento superior, el presupuesto para pagar los vuelos, hospedajes y comidas lujosas del gobernador, que el presupuesto para atender a las mujeres de todo el estado.

 

El alcalde de Ensenada dice apoyar mucho a las mujeres, y hasta emitió un comunicado en el que informó que no tomará acciones legales contra las feministas que realizaron pintas en su domicilio, en la manifestación del domingo, sin embargo, es cómplice al no poder garantizar la seguridad de las mujeres en la ciudad, y se deslinda diciendo que los feminicidios no son asunto de su competencia.

 

Por otra parte está pendiente el caso de las dos mujeres que trabajaban en el Instituto Municipal de la Juventud, y debido a que el director las acosaba presentaron denuncias, y el resultado fue su despido. El alcalde dijo respaldarlas y que las reinstalaría o pagaría indemnización en caso de que no quisieran continuar en su puesto, sin embargo, a decir de las afectadas, no les ha cumplido.

 

Regresando al punto de la violencia feminicida, en Ensenada hemos visto casos terribles recientemente. El de Rubí, la joven que denunció en repetidas ocasiones la violencia que sufría por parte de su expareja y la fiscalía hizo caso omiso. El caso de la madre e hija que fueron asesinadas por otras tres mujeres, mismo que por cierto no se tipificó como feminicidio por parte de la fiscalía. Otro suceso fue el de la joven embarazada que murió baleada en su domicilio, en el fraccionamiento Los Encinos.

 

En fin, hay mucho por hacer en el tema de la violencia contra la mujer, y los gobernantes parecen no entender. Que no se sorprendan entonces de las marchas, de las pintas y de cualquier forma de manifestación, y que no se den golpes de pecho diciendo que apoyan a las mujeres, cuando no saben ni qué significa romper el pacto, aunque se los expliquen con manzanas.

 

*Joatam de Basabe es comunicólogo y periodista, con más de una década de trayectoria en los medios de comunicación (radio, periódico, televisión e Internet). Actualmente es secretario de la Asociación de Periodistas de Ensenada y reportero de Televisa Californias.

Los comentarios están cerrados.

Abrir chat