Desde Chapultepec|| Joatam de Basabe

Del desorden en San Quintín

Hace un año se decretó la creación del municipio de San Quintín. Fue el 12 de febrero de 2020, lo recuerdo bien porque me tocó presenciar la sesión del congreso allá en la zona Sur de Baja California, misma a la que asistió el alcalde Armando Ayala Robles, nombrado entonces como el Judas porteño, por entregar más de la mitad del territorio que se le confió, y el gobernador Jaime Bonilla Valdez, quien aseguró ese día que vio nacer a su sexto hijo, como si hubiera parido a cada uno de los municipios del estado.

El fin nunca ha justificado los medios. El proceso para la municipalización de San Quintín estuvo plagado de irregularidades, hecho a la brava y al vapor, supuestamente pensando en el bienestar de los sanquintinenses y el desarrollo de su comunidad, pero hasta el momento no ha pasado de ser un capricho político que dejó a la deriva al pueblo en cuestión.

El decreto 46, que da origen a la creación del municipio, no tiene ni pies ni cabeza. Y no lo digo yo, lo dicen los expertos en temas legales. la propia Dirección de Asuntos Jurídicos del ayuntamiento de Ensenada señaló que había inconsistencias en el decreto, al grado tal que no se podía hacer la entrega-recepción de los bienes de las delegaciones que componen al nuevo municipio.

Debido a eso, la semana pasada, el congreso del estado tuvo que hacer unas modificaciones al decreto para dejar en claro las fechas de la entrega de bienes y de los mandos policíacos, así como el traspaso del resto del personal. Además señala que al finalizar el presente mes, “por ningún motivo el ayuntamiento de Ensenada podrá ejercer las funciones de representación como autoridad del municipio de San Quintín”, pero que sí seguirá absorbiendo el pago a los policías y el resto del personal municipal.

Aclaremos este punto. Cuando recién se promulgó el decreto de creación del sexto municipio se dijo una y mil veces que la zona Sur seguiría siendo gobernada por el ayuntamiento de Ensenada hasta 2024, que es cuando San Quintín contará con su primer ayuntamiento, y eso tenía sentido. Pero ahora se hace esta reforma que dice que a partir del mes próximo ya se gobierna por su cuenta, con un Concejo Fundacional que hasta el momento tiene atribuciones poco claras.

Pero eso no es todo. Según informó, la semana pasada, el Instituto Estatal Electoral, los residentes de San Quintín van a poder votar por la persona que contienda al puesto de alcalde o alcaldesa en Ensenada, a pesar de que el ayuntamiento de Ensenada ya no pueda ejercer las funciones de representación del nuevo municipio, por ningún motivo. No tiene sentido.

Por otra parte, también la semana pasada, fue noticia que Ensenada dejará de recibir partidas federales en proporción a la población que habita en el territorio perdido, es decir, de los 130 millones que recibiría Ensenada este 2021 para obras del Ramo 33, ahora sólo recibirá 104 millones, porque 26 serán para la zona Sur, y así con otros programas federales. Todo esto mientras el ayuntamiento de Ensenada sigue pagando los salarios de los empleados de San Quintín y sigue invirtiendo en el desarrollo de obras en aquella zona.

Según las reformas aprobadas la semana pasada, todos los bienes del nuevo municipio deben ser entregados por el ayuntamiento de Ensenada a más tardar el 31 de marzo, cuando originalmente Armando Ayala pensaba hacerlo hasta el final de su administración, es decir, el 30 de septiembre.

Recapitulando para concluir. San Quintín se gobierna solo a partir de marzo, pero votará para elegir a la nueva presidencia municipal de Ensenada. San Quintín adquiere los mandos policíacos y las oficinas delegacionales, pero Ensenada sigue pagando los salarios. San Quintín recibirá participaciones federales a partir de este año, pero aún no se tiene claro de qué manera podrá recibir, administrar y aplicar los recursos, porque no cuentan con un tesorero ni con reglamentos propios. Pero bueno, seguimos en el mundo del revés.

*Joatam de Basabe es comunicólogo y periodista, con más de una década de trayectoria en los medios de comunicación (radio, periódico, televisión e Internet). Actualmente es secretario de la Asociación de Periodistas de Ensenada y reportero de Televisa Californias.

Los comentarios están cerrados.

Abrir chat