Retrogradas reformas a la CPEUM

0
Bernardo S. Cisneros Medina

Más que acabar con la impunidad que desde hace décadas prevalece en el país y que al fin de cuentas el principal motor de la interminable violencia que agobia día con día a todos y cada uno de los rincones de México, al Gobierno Federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador, al sabueso Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero y al Senador de la República, Ricardo Monreal Ávila, presidente de la Junta de Coordinación Política (JUCOPO) y coordinador de la bancada de Morena, se les hizo más fácil recotrarreformar, la contrarreformada Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917, echando por tierra el terreno ganado con la entrada en vigor del Nuevo Sistema de Justicia Penal Oral, para volver al viejo sistema inquisitorio en donde no se respetaba la presunción de inocencia, mucho menos el debido proceso en harás de procurar e impartir justicia en un México cuyas cárceles estaban y están llenas de personas inocentes, a la par que los verdaderos culpables andan libres como el viento, sin ser molestados.  

Para lograr acabar con la rapante inseguridad que tiñe de sangre cada rincón de nuestro México lindo y jodido, perdón querido, López Obrador, por conducto de su Secretaria de Gobernación, ¿Secretaria de Gobernación?, Olga Sánchez Cordero y Alejandro Gertz Manero, quien desea tener una Súper Fiscalía, se apostaron el pasado miércoles 15 de enero en la recepción de la oficina del servil Senador morenista, Ricardo Monreal Ávila, con el fin de tejer el albazo que le permitiría a la Cámara Alta, reformar la nada friolera cantidad de catorce artículos de nuestra Carta Magna, sí leyeron ustedes bien catorce artículos de nuestra Carta Magna, numerales que van del artículo  5º, 16, 18, 19, 20, 21, 73, 76, 94, 97, 101, 102, 116 hasta el artículo 122 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Cuyos artículos por falta de tiempo y espacio resulta difícil detallar las fracciones que tendrían también que reformarse, pero la intención de Sánchez Cordero, de quien resulta extraño que se preste a burdas componendas en virtud de que cuando fungió como Ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, le tocó formar parte de la transición del viejo sistema de Justicia Penal inquisitorio al Nuevo Sistema de Justicia Penal Oral Adversarial, así como de Alejandro Gertz Manero, Fiscal General de la República y del Senador morenista Ricardo Monreal Ávila, se fue al bote de la basura, porque tan retrograda iniciativa se filtró a los medios de comunicación, originando que las alarmas de inmediato se encendieran.

Basta recordar que México es un país de muchas leyes y reglamentos, que lamentablemente no se cumplen, mucho menos se respetan, es decir vivimos en un país no solo lastimado por la corrupción que es de ida y vuelta, también vivimos sumidos en una total impunidad, de tal manera que de nada servirá, ni mucho menos deberemos permitir que por caprichos e ineptitudes de quienes nos gobiernan a nivel federal y nos representan como ciudadanos en la Cámara de Senadores, quieran generar más violencia con absurdas reformas a catorce artículos de nuestra archi recontra reformada CPEUM, en busca de acabar con la violencia, lo que además demuestra y deja en claro que la estrategia, ¿cuál estrategia? De abrazos, no balazos, que implementa el Gobierno Lopezobradorista, no más no ha dado los resultados esperados. 

Considero también que ante la proximidad de las elecciones federales intermedias el Gobierno federal, trata de manera desesperada de dar respuesta satisfactoria en materia de inseguridad a millones de mexicanos, que pedimos, exigimos y demandamos que es urgente acabar la impunidad, toda vez que ya no hay pretextos para que López Obrador mantenga su cansado discurso de culpar a sus antecesores de todo lo malo, habido y por haber. 

Lamentable también resulta que el Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, que no vaya a recibir el domingo 26 de enero, al poeta rebelde Javier Sicilia, a los hermanos Adrián y Julián LeBaron, quienes han sufrido los dolorosos estragos de la violencia en carne propia, bajo el argumento de evitar los exabruptos y cuidar la investidura presidencial, al término de una marcha que comenzaron éste jueves que los antes citados y varios ciudadanos realizan desde Cuernavaca, Morelos, exigiendo soluciones y no más discursos en materia de seguridad. 

Para terminar comparto con ustedes el primer párrafo de mi primer columna que escribí a mediados de abril de 2019, para TLNoticias.com, que dirige mi amigo y colega periodista de mil batallas Alberto Gómez Contreras, titulada IMPUNIDAD GENERADORA DE MÁS VIOLENCIA 

Al igual que los altos índices de violencia que permean actualmente en todo el territorio mexicano, donde el baño de sangre continúa imparable, la impunidad con que actúan quienes forman parte de los grupos ligados a la delincuencia organizada y quienes no están ligados a ella, también es y será el enemigo a vencer por el actual gobierno federal en virtud de que al no recibir los presuntos autores de cualquier ilícito el merecido castigo, todo seguirá igual, ni con la Guardia Nacional.

El autor de esta columna es Licenciado en Derecho, egresado de la Universidad de Tijuana CUT, Campus Altamira, es catedrático de las materias de Legislación en Comunicación e Historia del Derecho Mexicano en la citada Universidad, ejerce el periodismo desde hace 35 años y director del portal de internet www.ensaladadeportivabaja.net  

 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.