La adicción no tiene por qué ser una sentencia de por vida

• Jornadas de prevención han llegado a más de 200 mil estudiantes en Baja California

0

Playas de Rosarito. – Personal de la Personal de la Policía Federal, Guardia Nacional y Secretaría de Seguridad Pública de Baja California, se reunieron en una charla sobre las adicciones a las drogas y sus consecuencias, con estudiantes de la escuela Preparatoria Federal CETMAR N0. 40 en Playas de Rosarito.

Durante el evento los estudiantes recibieron información sobre el deterioro en el auto control de los consumidores, daño físico que representa el consumo de drogas como la “cocaína” o drogas sintéticas como el “cristal” y los efectos negativos dentro del seno del hogar y el entorno social.

Lorena Meléndez Yáñez, Presidente de la Fundación Manos Unidas por Rosarito, organizadora de estos eventos que hasta la fecha han alcanzado a más de 40 mil estudiantes en 200 jornadas de prevención, dijo que las adicciones a las drogas se pueden prevenir, principalmente con la comunicación familiar.

“Las adicciones a las drogas no siempre se pueden curar, pero igual que las enfermedades crónicas, la adicción se puede tratar con éxito y permitirles a las personas afectadas, contrarrestar los efectos potentes y dañinos sobre el cerebro y el comportamiento” Agregó.

Meléndez Yáñez, aseguró que el tratamiento de los trastornos por consumo de sustancias ha permitido desarrollar intervenciones basadas en la evidencia que ayudan a las personas a dejar de abusar del consumo de drogas y reanudar una vida productiva. “La adicción no tiene por qué ser una sentencia de por vida” afirmó.

Por último, la Presidente de la Fundación Manos Unidas por Rosarito, recordó que el abuso de drogas y la enfermedad mental a menudo coexisten y en algunos casos los trastornos mentales como la ansiedad, la depresión o la esquizofrenia pueden preceder a la adicción; en otros, el abuso de drogas puede desencadenar o exacerbar los trastornos mentales, particularmente en personas con vulnerabilidades específicas.

Deja un comentario