Simple coincidencia o algo parecido con la realidad ‖ Por: Bernardo S. Cisneros Medina

0
Bernardo S. Cisneros Medina

En tanto que en Estados Unidos arrancó este martes 18 de junio la carrera por la Presidencia, en la cual el magante Donald Trump y el Partido Repúblicano comenzaron la carrera para obtener la reelección en Estados Unidos en el 2020, en  México aunque faltan dos años para que los mexicanos en edad de sufragar acudan a las urnas para evaluar la primera mitad del sexenio lópezobradorista y renovar la Cámara de Diputados Federales, el presidente Andrés Manuel López Obrador ya dio el banderazo de salida en la adelantada campaña electoral, al confirmar coincidentemente este martes que el 21 de marzo del 2021, efectuará la consulta para la Revocación de Mandato, es decir una simple coincidencia o algo parecido con la realidad entre los vecinos del Norte y del Sur encampañarse en busca en los casos de la Reelección, una permitida, la otra a través de una Reforma Constitucional, al aprovechar la mayoría en ambas cámaras.

Dicharachero como él sólo AMLO, al saber que conforme avanza su sexenio va perdiendo adeptos producto de su pronto desgaste, optó por medirle el agua a los camotes, al asegurar este martes la consulta sobre la Revocación de Mandato va que va, pues tuvo la puntada en su conferencia mañana de señalar textualmente “Estoy proponiendo el 21 de marzo ¿y qué creen? Cae en domingo, ese sería un buen día, y hasta adelantamos los tiempos”.

Ahora sí que como dice el dicho, al buen entendedor pocas palabras o como se conoce en el argot político hay que leer entre líneas, López Obrador busca saber con anticipación el resultado de la consulta sobre la Revocación de Mandato para de ahí intentar hacer reformas constitucionales de nueva cuenta en materia electoral, que le permitan al  “Predicador AMLO”, reelegirse por otro periodo de seis años, si no es que más y con ello acabar con la premisa de Sufragio Efectivo No Reelección que dio paso a la caída de la Dictadura Porfirista de treinta años y que abrió la puerta para que naciera el México Democrático del Siglo XX, el cual pasó a la Dictadura Perfecta con los setenta y un años de gobiernos emanados del Partido Revolucionario Institucional, que concluyeron con el triunfo electoral del panista Vicente Fox Quesada, en la histórica jornada electoral del 2 de julio del 2000.

Pero la naciente democracia y alternancia en el poder a nivel federal, hoy se ve severamente amenazada ante el inminente deseo de López Obrador de mediante la consulta de Revocación de Mandato, de hacer una “elección presidencial disfrazada”, sin respetar los tiempos electorales en cuanto a la elección del nuevo presidente de México toda vez que en la citada consulta votarán menores de edad que no cuentan ni con la mayoría de edad, ni mucho menos con su credencial electoral federal con fotografía que expide el Instituto Nacional Federal, participantes en su mayoría que sin temor a equivocarme no estarán lo debidamente informados, como ha ocurrido en las recientes “consultas a brazo alzado”, ejemplo de ello en Gómez Palacio, Durango, en cuya gira AMLO, canceló la ejecución del Metrobús.

Con las ansias de novillero de AMLO por Reelegirse a costa de todo y sin respetar los tiempos, ni a las instituciones, en este caso electorales, los mexicanos que sí sabemos leer entre líneas, que sí intuimos que el actual mandatario federal proveniente del viejo PRI, tenemos que estar pendientes, pero sobre todo atentos para que regresemos a los tiempos del porfiriato, ni mucho menos echar abajo el Sufragio Efectivo No Reelección, que por varios sexenios ha permitido que de Francisco I. Madero a la fecha, ningún presidente de México ha caído en la tentación de perpetuarse en el poder, aunado a que del 2000 a la fecha valga la redundancia, la alternancia en poder se reforzó al tener dos gobiernos federales continuos de mandatarios; extracción panista con Vicente Fox Quezada y Felipe de Jesús Calderón Hinojosa, el retorno del PRI con “nueva cara” en la persona de Enrique Peña Nieto y ahora con el morenista Andrés Manuel López Obrador.

Ahora sí que con Donald Trump, en busca de la reelección como Presidente de la Unión Americana y ahora con Andrés Manuel López Obrador, que al igual que su homólogo, este martes 18 de junio abrió la puerta a su posible reelección al hablar de la Revocación de Mandato, precisa y curiosamente a la mitad de su sexenio, bien reza el refrán Simple coincidente y algo parecido con la realidad en el México Democrático.

El autor de esta columna es periodista desde hace 35 años, es director del portal de internet www.ensaladadeportivabaja.net, y es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad de Tijuana CUT, Campus Altamira.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.