Impunidad generadora de más violencia: Bernardo S. Cisneros Medina

0
Bernardo S. Cisneros Medina

Por: Bernardo S. Cisneros Medina

Al igual que los altos índices de violencia que permean actualmente en todo el territorio mexicano, donde el baño de sangre continúa imparable, la impunidad con que actúan quienes forman parte de los grupos ligados a la delincuencia organizada y quienes no están ligados a ella, también es y será el enemigo a vencer por el actual gobierno federal en virtud de que al no recibir los presuntos autores de cualquier ilícito el merecido castigo, todo seguirá igual, ni con la Guardia Nacional cuya presencia camina como tortuga a paso lento.

 

Y es que resulta escalofriante ver los 365 días del año y las 24 horas del día, videos publicados en redes sociales, así como en las pantallas de televisión, la facilidad con que los ataques armados se registran sin importar el lugar, sin importar la hora, sin importar si entre quienes serán asesinados mediante un juicio sumario hay niños de por medio, observamos como los asaltos a mano armada se cometen en restaurantes, en vía pública, en domicilios particulares, delitos como el secuestro, la violación, el robo de hidrocarburos, feminicidios, las desapariciones forzadas, las inhumaciones clandestinas y el asesinato de policías federales, estatales y municipales que realmente cumplían con su deber, quedan impunes, provocando cada día más la desconfianza entre los agraviados de recibir la verdadera procuración e impartición de justicia a que tienen derecho, al vivir en carne propia que los autores intelectuales y materiales de los horrendos crímenes no son tocados ni con el pétalo de una flor.

 

Hablar de impunidad o combatir la impunidad, acepto no es un tema nuevo, es una exigencia recurrente en cada rincón de nuestra República Mexicana, pero lamentablemente a casi cinco meses del actual gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador no se ha hecho nada por acabar con el pesado lastre de la impunidad, porque como tal la impunidad genera violencia, pues al no recibir los autores de cualquier delito el merecido castigo los vuelve más violentos ya que toman represalias en contra de quienes o quienes tienen el valor de denunciarlos, pues es un secreto a vocees que gran parte de quienes trabajan en dependencias encargadas de investigar delitos están coludidas con los maleantes.

 

Dicho sea de paso hasta ahora el propio presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, no ha hecho absolutamente nada para acabar con la impunidad galopante, debido a que desde el inicio de su administración (1° de diciembre de 2018), se la ha pasado acusando a medio México de corrupto pero sin probar nada y por ende a quienes señala con el índice de fuego, ninguno de ellos está tras las rejas como supuestamente tendría que ser.

 

Las acusaciones que lanza día con día López Obrador, el artífice de la Cuarta Transformación han quedado en puros discursos huecos, en palabras que se las lleva el viento, al tiempo que con la firma de un memorándum para acabar con la Reforma Educativa del entonces Presidente de México, Enrique Peña Nieto, el político tabasqueño permite que la impunidad se enseñoree al ordenar a la Secretaría de Educación Pública que reinstale a los maestros que reprobaron los exámenes de evaluación y sacando de la cárcel a los líderes del magisterio que cobijados en esa impunidad  cometieron atrocidad y media, no conforme pide además que se reconozca todo el daño que causaron las anteriores autoridades, que haya una indemnización para familiares de quienes perdieron la vida luchando por sus derechos, en este caso, oponiéndose a la mal llamada Reforma Educativa.

 

Con esta decisión de AMLO, viene a mí mente  la pregunta, que quizás sea generalizada, ¿y a quienes como ciudadanos hemos sido víctimas de la delincuencia no merecemos ser indemnizados?

 

Lamentable incendio:

No omito expresar mi pesar por el lamentable incendio que estuvo a punto de acabar con la emblemática Catedral de Notre Dame de París, (Nuestra Señora) patrimonio cultural de la humanidad, siniestro que se suscitó el lunes 15 de abril, Lunes Santo.

 

Como deseo pido que este lamentable incidente, no quede impune y que en caso de haber uno o varios responsables reciban el merecido castigo.

 

El autor de esta columna ejerce el periodismo desde hace 35 años, director del portal de internet www.ensaladadeportivabaja.net y es Licenciado en Derecho egresado de la Universidad de Tijuana CUT, Campus Altamira.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.