LA NOCHE DE LOS NAHUALES || Por Benjamín M. Ramírez

2019: año de oportunidades, de confirmaciones y desencantos

0

2019: año de oportunidades, de confirmaciones y desencantos.

 

La lista de propósitos es interminable: principalmente el bajar de peso, concluir los proyectos postergados, plantearse nuevas metas, desafíos; es una oportunidad que se brinda —año con año— el de ser feliz.

 

2019 no puede ser la excepción.

 

Quien quiera ver lo contrario tendrá la vista en el año que ha finalizado y, probablemente, en todo el desencanto que ha significado el continuo discurrir de lo cotidiano. Si lo vemos en retrospectiva habrá añoranzas, desilusión, decepción, contrariedad y despecho.

 

Adelante, siempre adelante, —según Golfín—, a la manera de Pérez Galdós, en Marianela. Así que nadie te diga que no se puede.

 

Porque la vida es un toma y daca. Es cosechar a diario lo que se siembra.

 

2019 es una nueva oportunidad para comenzar, incluso desde cero. La conseja popular lo sostiene: “No hay mal que por bien no venga” o, desde el punto de vista cristiano, “El hombre propone, pero Dios dispone” (Proverbios 16,1).

 

Así debe ser 2019.

 

2019 abre en la frontera con la reducción del IVA al 8% (50% menos al del resto del país), la baja al ISR al 20%, la homologación de los precios de los combustibles, el alza al 100% al salario mínimo y otros estímulos fiscales que sin duda será un detonante para la franja fronteriza. Aunque algunos blanquiazules, más que escépticos, dicen que no se reflejará de manera clara, como cualquier ley fiscal.

 

Lo único que puedo decir es que el actual Jefe del Ejecutivo Federal se atrevió: a presentar estímulos fiscales, a presentar proyectos, —para muchos, inviables— porque comparte el día a día de cada ciudadano, a estar cerca, a saludar; bajó del Olimpo consagrado de la casta gobernante.

 

2018 en retrospectiva, el año en que el pueblo despertó.

 

La lección de 2018 fue sin duda única en su género. La apuesta por la democracia y la construcción de liderazgos arrinconados rindieron frutos. Quienes le apostaron a los colores de siempre se sentirán frustrados ante la ola de cambios que ya se pusieron en marcha.

 

2018 fue un año de pérdidas y ganancias. Un año que será recordado como el inicio de una nueva era. Un año de cambios profundos, virajes de timón que han sacudido a más de uno. Un año en el que se pone atención al robo de combustible, PEMEX robándole a PEMEX. Espero que sólo sea la punta de la madeja y que llegue a donde tenga que llegar.

2018 o Black Hawk Down.

 

La caída del Halcón Negro novela escrita por Mark Bowden se presenta muy ad hoc a los acontecimientos del pasado 24 de diciembre en los que fallecieron la otrora pareja gobernante de Puebla: Martha Erika y Moreno Valle, la primera gobernadora en funciones y el segundo senador de la República.

 

Lo único que rescato de este episodio es que Moreno Valle logró en Puebla lo que Yunes Linares no pudo conseguir en Veracruz, “heredar el trono”; el primero a su pareja; el segundo, a su vástago. Lo único en lo que sí coincidieron fue en el hecho de dejar las arcas del erario vacías y con un gravísimo problema de inseguridad y hartazgo social.

 

Estoy en desacuerdo en el hecho de que algunos panistas recalcitrantes han manifestado la opinión de que Moreno Valle era un fuerte contrapeso para la 4ta. Transformación. Lo dudé y sigo dudando.

 

Y lo peor de este evento trágico es que las voces de quienes se rasgaron las vestiduras exigiendo una exhaustiva investigación para conocer “la verdad” nunca los vi ni escuché pronunciarse por los miles de muertos, desaparecidos y los feminicidios con los que despertamos el día a día, de manera cotidiana.

 

Sí, exijamos justicia, clamo por ella, por los miles de muertos cuyas vidas han sido truncadas por quienes hacen de la muerte un negocio.

 

2018 es y será un año de despedidas. Se fueron amigos, conocidos y guías. Quienes han cruzado el umbral de la muerte siempre serán recordados con mucho cariño.

 

No me queda más que augurarle éxito en todas sus tareas, académicas, formativas y de liderazgos. Hoy más que nunca la nación reclama consciencias diáfanas, claras, que visualicen y propongan un mejor porvenir. Siempre se puede comenzar y rectificar lo andado.

 

Ya Proverbios (6, 6-8) lo confirma: “Flojo, fíjate en la hormiga, mira cómo se mueve y se hace sabia. En su casa no hay jefe, ni supervisor, ni mayordomo pero junta en verano provisiones, amontona su alimento en tiempo de cosecha”.

 

También deseo que en 2019 no se cometa la infamia contra cientos de profesores, jubilados y activos, a quienes por cuestiones banales, se les ha dejado sin su salario sagrado, —amén de otras prestaciones— debido a la insensibilidad humana de quien gobierna en Baja California.

 

Y sobre todo por la falta de acción u omisión de quienes teniendo el deber de velar por sus agremiados han dejado que todos estos sucesos se desencadenaran y se agolparan en los ánimos, no sólo de los mentores, sino de todo empleado al servicio del Estado.

 

Hasta en el palacio de justicia se han quedado sin sus respectivos emolumentos.

 

En lo que respecta a la Corte de los Milagros, ahí donde radica el rubro “educación”, pues se han quedado sin su respectiva Noche Buena.

Esperemos comenzar el año con buenas noticias.

 

Que 2019 sea el año del desarrollo personal, que tus retos se conviertan en metas cumplidas, que tus miedos se transformen en nuevas oportunidades y que siempre, cada día, asumas el control de tu existencia, con la convicción de que con cada amanecer llega el crepúsculo.

 

Ésta es mi convicción.

 

Mis mejores deseos y parabienes.

Deja un comentario