Diario digital, con noticias de Tijuana y su región metropolitana

Estado de Derecho, migración y economía en Tijuana || Por Rubén Roa Dueñas

Estado de Derecho, migración y economía en Tijuana (26 Nov 2018) El desarrollo y evolución de una economía, por más etéreo y abstracto que se pueda escuchar, pende de una serie de consideraciones básicas que desde el siglo XVIII son elementales para construir la historia económica de cada país y región. Estado de derecho, sociedad y empresa son básicos para nuestro crecimiento y bienestar, desde luego lo explica la teoría económica con brillantes aportaciones que de manera recientemente se acumulan desde la teoría de la institucionalidad hasta la teoría de la psicología de la economía.

La región que abarca el condado de San Diego y la zona metropolitana de Tijuana, que comprende además los municipios de Tecate y Playas de Rosarito, lo constituye una comunidad de más de 5.5 millones de habitantes que históricamente ha enriquecido el emprendurismo, el vanguardismo cultural y la solidaridad. De ahí que rescatamos valores como la libertad, la empatía, el respeto, la equidad, la tolerancia y la responsabilidad.

Nuestra región, a pesar de naturales desacuerdos, destaca por su convivencia armónica entre la comunidad empresarial, cultural, familiar y gubernamental local y estatal, que regularmente se traduce en reuniones, acuerdos e intercambios que se manifiestan en la práctica de distintas acciones como lo son los viajes que bajo el auspicio de la Cámara de Comercio de San Diego, en colaboración con la comunidad empresarial de Tijuana se practican anualmente a la ciudades de Washington y de México para buscar acuerdos con los gobiernos federales que permita generar una región binacional competitiva, vigorosa y segura.

La pretensión de un contingente de migrantes por entrar de manera ilegal, abrupta, masiva hacia territorio norteamericano desde nuestro territorio vulnera el libre tránsito de personas en la dinámica binacional, el clima de negocios y la armonía social que nos caracteriza.

Para muestra de los impactos económicos que esto tiene en nuestra economía, les comparto los costos del tiempo de las personas y lo que pierden los empresarios de la región metropolitana de Tijuana por estos hechos.

Consideremos el valor de tiempo de peatones y de los ocupantes de vehículos de transporte, que son datos elementales para la evaluación de proyectos de inversión en infraestructura económica en México y Estados Unidos; son parámetros y metodología que nos ofrece una luz sobre una problemática identificada, una solución plausible, costos y beneficios. Bajo esta metodología, considerando las estadísticas oficiales del Departamento de Transporte de Estados Unidos, la Aduana Mexicana, el Instituto de Política de Transporte de Victoria y el Instituto Mexicano del Transporte nos da cuenta que si consideramos un flujo diario de 97,300 personas de Sur a Norte por la Garita de San Ysidro, y 111,348 personas de Norte a Sur por la Aduana del Chaparral, tendríamos un valor del tiempo de todos los pasajeros (desde luego diferenciando el valor del tiempo dado el nivel salarial devengado en ambos lados de la frontera) de $1.043 millones de pesos.

 

Considerando un cierre de las mismas puertas fronterizas por un espacio de 5 horas, tenemos $5.21 millones de pesos, más un costo que absorben los empresarios del sector servicios que sólo de la ciudad de Tijuana es de $129 millones de pesos (mdp). Hablamos entonces de $134 mdp sin considerar las pérdidas económicas entre los comercios de Ensenada, San Ysidro y Chula Vista.

Naturalmente los hechos violentos que tuvieron ha lugar el día de ayer habrá de afectar en la imagen de la ciudad de Tijuana, en su perfil de negocios que afecta por igual el lustre de los servicios médicos, hotelero, restaurantero, comercios y todos aquellos que contribuyen a capturar un mercado de cada vez de mejor nivel, particularmente en cuanto a calidad de servicio vs precio se refiere. Como también, esta situación podría afectar directamente la  oferta de empleos y el nivel de ingresos de las familias que dependen de un salario o de un volumen de ventas al turismo extranjero.

Si bien es cierto que el PIB per capita de Tijuana triplica el de Honduras y de Nicaragua, así como el que el Índice de Desarrollo Humano de esos dos países de encuentre definida por la ONU como de mala calidad de vida, con una rampante delincuencia (donde nuestra ciudad no es la excepción), también lo es y adquiere vigencia aquella máxima de Thomas Jefferson que “ningún hombre tiene derecho alguno a agredir los derechos de otro, y esto es lo único que deberían restringirle las leyes”. Sin duda las aspiraciones legítimas de superación de la pobreza, de progreso y bienestar son bienvenidas en un territorio donde los sueños de emprendedores han hecho de Tijuana una ciudad próspera y pujante a lo largo de su corta y rica historia, pero siempre con respeto a los derechos de los demás.

 

El liberalismo constitucional sin duda, adquiere hoy día nuevos matices que nos exige discutir nuestro papel como sociedad y empresa, pero también nos invita a encontrar formas cada vez más creativas de abordar el fenómeno de la migración, y obliga a los diferentes niveles gobierno a planear y ordenar sus flujos de manera legal; particularmente en una coyuntura política donde les discurso de las campañas políticas eclipsan los logros en cuanto a fundamentos de derechos humanos y valores democráticos se refiere, mismos que han dado luz a la Tijuana metropolitana que hoy enorgullece en preciarnos.

Dr. Rubén Roa Dueñas Líder del Centro Metropolitano de Información Económica y Empresarial (CEMDI) y Consejero del CDT.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.