Opinion || Benjamín M. Ramírez

LA NOCHE DE LOS NAHUALES

0

DE LOS HUEVOS DE RANCHO A LOS HUEVOS DE CORRAL

 

El respeto a la soberanía de los estados que conforman la federación de los Estados Unidos Mexicanos, en sentido irrestricto del auténtico federalismo, debería ser una práctica recurrente en la relación que tienen los gobiernos locales –estatales y municipales- con el gobierno federal. La realidad nos dice que nos así. Es práctica común de un gobierno centralista –porque no existe un federalismo auténtico- dictar, desde el centro, las pautas políticas que deben regir los gobiernos locales, violando con ello la Constitución. ¿Existe un verdadero federalismo? ¿Existe la soberanía de los Estados?

 

¿Qué pasaría si los gobiernos locales recaudaran sus propios impuestos y los administrarán de forma autónoma? ¿Por qué depender del arbitrio y caprichos de la federación? Por cada peso de impuesto recaudado por el gobierno federal, sesenta centavos se quedan en las arcas federales, treinta en las arcas estatales y sólo diez centavos llegan al presupuesto municipal. Imagine si todo esto fuera al revés. O, al menos, equitativo y distribuido bajo un marco administrativo diferente al actual.

 

La cuestión que nos atañe es, sin duda, más apremiante que un acercamiento superficial al derecho constitucional del que hago mención.

 

Ha sido el gobierno local de Chihuahua y su gobernador quien ha hecho mella en esta relación ambigua en la que se desarrolla la política mexicana que ha regido desde la época colonial. Javier Corral, con mucha valentía, denunció el desfalco perpetrado por el ex- gobernador de Chihuahua, César Duarte Jaques, —se llevó o malversó algunos cuantos miles de millones de pesos de las arcas estatales—, y demandó, su pronta y expedita extradición.

 

Debido a esta denuncia, que involucra a personas de las altas esferas de la élite gubernamental, a Chihuahua se le “detuvieron” recursos federales que por ley le corresponde, la partida presupuestal que el gobierno federal le adeudaba, una especie de venganza a modo.

 

Por este tipo de acciones, con mucho ahínco y decisión, Corral debe exigir también el cumplimiento cabal del federalismo rancio que impregna las vetas más escondidas de las autoridades locales que dependen de los caprichos del gobierno central en nuestro país.

 

La denuncia de Corral obligó al «Jefe», así le llama su círculo más íntimo y extendido, a tramitar un amparo que deja sin efecto cualquier acción penal en contra del involucrado en la triangulación de recursos públicos a campañas electorales del Revolucionario Institucional.

 

¿Cuántos gobiernos locales y sus gobernadores estarán dispuestos a pelearse con la ubre federal sin exponerse a las represalias?

 

En otros asuntos, se alista una ley sobre la privatización del agua. Las leyes federales, según se informa, pondrán en manos de particulares la explotación, el uso y administración de este vital líquido, de tal forma que su precio, al igual que el petróleo, dependerá de las leyes del mercado. Y las protestas ciudadanas se tendrán que enfrentar con la recién aprobada ley de Seguridad Interior, LSI.

El primer frente de batalla, sobre este tema en particular, —la ha dado, y por mucho—, el Estado de Baja California. Consciente de que las acciones gubernamentales del mandatario Kiko Vega estaban fuera de la ley —no ha dudado en reprimir y denostar a quienes se oponen a sus infames acciones en contra de la ciudadanía—, se le ha combatió desde diversos frentes y a través de múltiples acciones; todas, iniciativas ciudadanas, sin filiaciones partidistas, sin estar financiados por uno u otro interés, sino sólo el del hecho de ser afectados por estas denigrantes operaciones que benefician a intereses particulares y a los allegados personales del mandatario estatal.

 

Hace exactamente un año, Kiko Vega dio un revés a su controvertida ley que buscaba privatizar el vital líquido, tal como se pretende llevar a cabo en el palacio legislativo de San Lázaro. Baja California ha demostrado que si la sociedad lo decide puede generar cambios significativos. Es un ejemplo a nivel nacional de que sí se pueden lograr los cambios de forma diferente.

 

Recuerdo que fue una lucha encarnizada con mis demonios internos y externos. Trataba de convencerme de que no debía involucrarme ni importarme esta lucha estéril por combatir la iniciativa privatizadora de Kiko Vega desde todos los frentes:

 

  • «Que ahí estaban los diputados locales para frenar y pelear por los derechos de sus representados».
  • «Que había otras personas más capaces y audaces para salir a pugnar por el derecho al agua».

 

Al final me decidí. Y tuve que hacer frente a los demonios externos. Encontrar a más de uno que se arriesgara a recaudar las firmas necesarias para frenar la intentona de privatización del vital líquido.

 

Algunos lo hicieron de mil amores. Otros, lo mismo un servidor, se encontraron con la desconfianza y la apatía ciudadana —y el miedo— de estampar su firma en un formato preestablecido para interponer un recurso de inconformidad y, a la postre, echar abajo esa ley controversial. En unos cuantos días recaudamos, entre allegados, amigos, conocidos y contactos de las redes sociales, más de dos mil quinientas firmas. A todos ellos mi sincero agradecimiento.

 

Así lo expresé el 21 de enero de 2017. «Quien quiera ver al gobierno -de Kiko Vega- como un gobierno sensible quiero aclarar que no es así. Ha sido la presión y la organización social quienes obligaron al gobernador a dar marcha atrás a esa monstruosa ley. Kiko Vega: la gente no manda. Demanda acciones apegadas a la justicia y al derecho. Ciudadanos comprometidos: el triunfo es vuestro»”.

 

Para concluir: dice Meade que cuando estuvo en Sedesol “Sacó de la pobreza a 2 millones de pobres”… ¿A quién le miente?

 

Relata El Financiero con fecha de 22 de enero de 2018 en su portal electrónico: http://www.elfinanciero.com.mx/pages/asi-es-la-pobreza-en-mexico.html

 

“La pobreza en México aumentó en dos millones de personas entre 2012 y 2014, al pasar de 53.3 millones de personas (45.5 por ciento) a 55.3 millones de personas (46.2 por ciento), y al mismo tiempo, la pobreza extrema se redujo marginalmente, reveló el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval)”.

 

Envío un gesto solidario para el movimiento “Mexicali resiste”, en su lucha por la preservación del agua.

 

SOCIALES

Facebook: Benjamín M. Ramírez

Twitter: @motenehuatzin

e-mail: motenehuatzin@hotmail.com

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.