LA NOCHE DE LOS NAHUALES- Opinión De Benjamín M. Ramírez

0

 EL QUIJOTE DE LA BAJA O ENEMIGO PÚBLICO

 

La acción se da en la esquina. Es un día cualquiera. Se trata de un grupo de aproximadamente ocho jóvenes, tres varones y cinco mujeres, ríen. Migrantes, todos. Se les nota a leguas que son recién llegados a Baja California. Sus rasgos físicos y su forma de hablar indican inmediatamente de donde son.

 

Son jóvenes. Con sueños que se transpiran por la piel, lucen contentos, con muchas esperanzas.  Al parecer, la fábrica de la que acaban de salir no les ha dado una oportunidad de empleo.

 

Alcanzo a escuchar la conversación:

— Vamos a la otra. Enfrente. Seguro nos contratan. El reloj marca las siete de la mañana.

 

Llegué a Baja California hace trece años. Con más dudas que expectativas. Desesperado, empecé a buscar trabajo. Me había dicho que seis meses serían suficientes. —Si en seis meses no la “armo”, me regreso.

 

Trabajé durante casi un año en Hitachi. Conozco la vida de la maquiladora. Como ensamblador, un trabajo aniquilador de sueños. Mi primer salario de la semana rebasó, y por mucho, el salario mensual de la escuela particular en la que laboraba, por ochenta horas al mes. El salario mensual en Veracruz lo percibí en Baja California, en una semana. Probé en varias instituciones educativas. —Ya tenemos el personal contratado. Si hubiera llegado antes, con seguridad estarías con nosotros, me decían.

 

Un peregrinar continúo, es cierto, pero con esperanzas.

 

Compraba el periódico todos los días, —todavía no estaba el auge de internet—. Incluso mi hija le llamaba la atención. —Ya no compres periódicos, papá. Ya tenemos muchos, mira.

 

Entre todas las oportunidades educativas la más significativa fue una universidad privada ubicada en Altamira, durante casi ocho años. Ahí tuve la oportunidad de conocer a personas maravillosas, con algunos todavía sostengo una relación de amistad, de esos que duran toda la vida. Ahí conocí al amigo que me ofreció la oportunidad de estabilidad laboral y económica de la que gozo ahora.

 

Ahí mismo, tuve la oportunidad de ser compañero de trabajo del actual diputado local Luis Moreno Hernández. Desde mi punto de vista el mejor profesor que ha tenido la Universidad de Tijuana. Lo sostengo yo, lo confirman sus ex – alumnos.  Un maestro con una visión a profundidad de temas económicos, globales y políticos del más alto nivel, amante de la producción literaria del uruguayo Eduardo Galeano.

 

Conocí el texto “Patas arriba, la escuela del mundo al revés” (GALEANO, 1998), gracias al dirigente estatal del Partido Encuentro Social. Por él, he tenido que incluir en la biblioteca de la casa, la mayoría de los libros de Galeano.

 

“Patas arriba, la escuela del mundo al revés” era el texto obligado de sus cátedras, examen oral de por medio, para poder acreditar la materia. En algún momento, Luis Moreno, me pedía cubrirlo en su clase “Globalización y post-modernidad”, debido a su apretada agenda partidista, principalmente cuando salió rumbo a Singapur. —“Ahí te los encargo”, me advertía.

 

De algún modo hemos coincidido en muchos momentos: en la universidad, en la cátedra, en la política, en las causas comunes y, por supuesto, también hemos chocado, casi muy poco, en la forma de abordar o presentar soluciones a dinámicas sociales que atañen a Baja California, principalmente a Tijuana.

 

Hombre de fe, de oración, integro, dinámico y muy persuasivo, no da pie cuando está convencido de la verdad, —a veces a su verdad— logra atraer a propios y a extraños sobre lo que se debe hacer y emprender para forjar de este mundo injusto más justo.

 

Por eso sostengo lo que a continuación escribo.

 

El diputado Luis Moreno Hernández, siendo regidor del PES, renunció a las prerrogativas del plan tarifario de uso del servicio de telefonía móvil con cargo a las arcas municipales. Lo vi más de una vez abordar el transporte público para llegar a su domicilio. Renunciaba con ello, a los vales de gasolina, al chofer proporcionado por el ayuntamiento dirigido por Jorge Ramos, y al vehículo oficial con cargo al erario público.

 

—Así conozco de cerca la realidad que vive el ciudadano, me aseguraba, cuando le decía que debía cuidar su integridad física. Eran los tiempos violentos, los de aquella época, como los de ahora.

 

Anteponía el beneficio de los tijuanenses antes de entrar a negociar en lo obscurito con el ayuntamiento panista aunque hubieran conformado la alianza en contra del PRI, provocando con ello, la inconformidad del cabildo.

 

Es, pues, el diputado Luis Moreno Hernández, el Quijote de la Baja. Tal parece que va sólo, él y su partido, en contra del aparato estatal, encabezado por el gobernador Kiko Vega y todo el poder de esta tierra generosa que es Baja California.

 

El único, si no el primero, de hacerle frente a los presuntos malos manejos del erario público, de los contratos bajo la mesa, el despojo del agua, su privatización, la desaladora, y otros asuntos en los que ha levantado la voz en contra del gobierno y a favor de la ciudadanía.  Eso sí, un hombre muy obstinado y decidido.

 

Supongo que, como en el film “Enemigo público”, protagonizada por Will Smith y dirigido por Tony Scott, el aparato estatal deberá tener en su “haber” un historial del diputado “incómodo” en la actual legislatura local de Baja California, y es por ello que ha enviado ya, todo una estrategia en el manejo de medios para desacreditarlo, restarle veracidad y sembrar la duda en su actuar como legislador.

 

No lo defiendo. La verdad no tiene necesidad de aliados y siempre se encuentra sola.

 

Cómo legislador, como representante de un partido, puede pactar, negociar, establecer acuerdos, incluso hasta con “El Diablo” y sus demonios. Aunque de esto último estoy seguro que no lo hará porque tiene muchos peces y redes por delante apostados en la barca de la democracia.

 

En otros asuntos menos complicados. ¿Qué motivó la alianza MMM? Margarita, Mancera y Moreno se reunieron en exclusivo restaurant de Polanco. ¿A qué acuerdos habrán llegado? ¿A qué le temen? Lo que sí es cierto es que las oportunidades como presidenciables se diluyen al transcurrir cada día, día tras día.

 

Primero, llama la atención de que Mancera emplaza al orden a Obrador. Moreno Valle sabe que no podrá con Anaya y Margarita no cuenta con la estructura del PAN para tener posibilidades de competir.

 

La aventura del 2018 ya inició. La caballada está muy, pero muy flaca…

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.