Diario digital, con noticias de Tijuana y su región metropolitana

Un lugar clave fue la inspiración de la película Coco

0

Como todos sabemos, Coco es una película que se desarrolla bajo la temática del día de Muertos, las tradiciones y la cultura mexicana la podemos ver reflejada en esta historia.

¿Sabes que lugares de la república sirvieron de inspiración para los creadores de el filme?

Entre los estados que sirivieron de referencia para la película está el estado deGuanajuato.

Una ciudad que aun conserva parte de su arquitectura antigua con un toque de actualidad, esta ciudad minera adornada con edificios brillantes mostrados de manera vertical tienen su aparición en diferentes escenas de la cinta conforme se va desarrollando la historia.

En algunos cortos el personaje principal, Miguel un pequeño niño inquieto y avido de explorar el mundo, camina a través de tumbas , los cuales fueron referencia de cementerios de Oaxaca y Michoacán donde además recrean la iluminación y ofrendas que se ponen a los fieles difuntos durante la celebración del 1 y 2 de noviembre.

Además de estas tradicionales regiones también se pueden ver referencias de la Ciudad de México como “La Gran terminal de Cempasúchil” que a los capitalinos les parecerá familiar ya que su estructura hace alusión al Edificio de Correos de la Ciudad con un enorme techo de cristal y un domo de vidrio, este último característico del que hay en el Gran Hotel de esta misma ciudad.

Asimismo, los trenes que aparecen en la película rememoran los tranvías que circulaban hace años por la enorme capital.

Cabe mencionar que aunque esta historia se desarrolla en el estado de Guanajuato y tiene detalles representativos de algunos lugares de México, de acuerdo a una entrevista el director de la película Lee Unkrich reveló que la inspiración principal de donde fue tomada la idea para crear el pueblo de Santa Cecilia fue Santa Fe de la Laguna en Michoacán

Estos elementos fueron clave para mostrar la temática tradicional de la película

Catrinas

Legado de la obra de José Guadalupe Posada, inspiró la tierra de los muertos del Pueblo de Santa Cecilia en este filme.

Alebrijes

Se pueden apreciar en la cinta, personajes como Pepita que es una combinación de Jaguar con Aguila y cuernos de carnero.

Flores de Cempasúchil

No pueden faltar estas emblemáticas flores y el anaranjado de su color, se destacan a través de todas las escenas. Estas flores sirven para conectar a dos mundos diferentes; El Pueblo de Santa Cecilia (De los vivos) con el de los muertos , inclusive un puente los enlaza en la historia.

La história también tomó referencias de los muralistas Diego Rivera Frida Kahlo, y Siqueiros.

Lugares representativos para la creación de Cocó

Guanajuato

La ciudad de Guanajuato

Michoacán

Santa Fe de la Laguna

Pátzcuaro

Tzintzuntzan

Oaxaca

Tlalixtac

Monte Albán

El Tule

San Marcos Tlapazola

Teotitlán del Valle

Santa Ana Zegache

Abasolo

Santiago Matatlán

Ocotlán de Morelos

Tlacolula de Matamoros

Ciudad de México

Xochimilco

Otros hechos relacionados 

“Coco”, el tributo a la familia y tradición mexicana

“La familia es lo más importante”,  lema que es llevado a la pantalla por Pixar y se estrena el 27 de octubre

Coco se pensó como una celebración de la cultura mexicana; un tributo a una cultura que, sorprendentemente, no sólo recuerda y consiente a sus muertos, sino que vive con ellos y les rinde homenaje una vez al año. El Día de Muertos es una fiesta; una fiesta donde se celebra a la muerte.

Como mexicanos, sabemos que existe mucha crítica y desprecio hacia nuestra cultura… y tal vez por la situación político-económica que vivimos ahora en día, no creíamos que una empresa estadounidense, honraría una de las tradiciones más especiales y viejas para todos nosotros. Pero si había alguien que podía hacerlo era Disney Pixar… y no, no lo hace NADA mal.

La mayoría de las películas de Pixar empiezan con un sueño; el Rayo McQueen quiere ganar la Copa Piston, Remy, de “Ratatouille” sueña con cocinar en un Restaurante francés y ser como su ídolo, Gusteau. En “Coco”, Miguel, un pequeño de 12 años (con la voz de Luis Ángel Gómez), tiene una sola pasión en la vida: Ser un músico tan grande, como su héroe, Ernesto de la Cruz.

Miguel pertenece a una humilde familia de zapateros, donde se ha prohibido la música por generaciones, desde que su tatarabuelo abandonara a su esposa e hija en busca de una carrera musical. Contra la adversidad, Miguel decide que la mejor forma de lograr su sueño, es convenciendo a su familia que puede llegar a ser un gran músico participando en una competencia de talento musical.

Luego de que su familia descubriera su gran pasión por la música, Miguel se ve “obligado” a robar la guitarra de su ídolo, desencadenando así una maldición que lo obliga a viajar a la Tierra de los Muertos, donde deberá buscar el perdón de su familia, así como su bendición, antes de que se mantenga “muerto” para siempre.

Como era de esperarse, la animación y el arte de Coco es más que exquisito. Entre las ofrendas, los caminos de Flor de Cempasúchil, los apantallantes alebrijes, las historias de papel picado y las catrinas por doquier, Pixar es capaz de crear un colorido homenaje de una de nuestras tradiciones más bondadosas e intrigantes de nuestro país.

En lugar de enfocarse en los clichés, la moraleja de “Coco” se centra en la familia y en la tradición. ¿Y acaso esa no es la raíz de nuestra cultura? No es nada que no hayamos visto, leído o escuchado alguna vez: “La familia es lo más importante.”

Esta décimo novena película de Disney Pixar no es una crítica per se, es un homenaje a una cultura que recuerda a sus muertos y celebra el fin de la vida, con colores, comida, baile y amor. Cual filme para niños, tiene sus momentos cómicos (aunque no tantos como otras) y sus clichés inocentes, pero también nos hace recordar que las tradiciones nacieron para algo, y que aunque últimamente las hemos desechado, son parte de nosotros.

El cast (completamente latino) fue un respiro de aire fresco, así como el “soundtrack” que nos hace recordar viejos y mejores tiempos, como los de Pedro Infante y Jorge Negrete… que obviamente se hacen presentes en la imagen de Ernesto de la Cruz.

Se nota que el director, Lee Unkrich, (Toy Story 3) y su equipo, hicieron su tarea de investigación. Jamás intentaron verse como mexicanos, entendiendo por completo nuestras raíces y tradiciones. Pero aún así, de manera respetuosa y con admiración, le rinden tributo a lo que inevitablemente nos llega a todos: la muerte.

En conclusión, después de que muchos vimos Toy Story, nuestra mentalidad cambió casi por completo con respecto a los juguetes. Y no es que creyéramos que estuvieran vivos o tuvieran sentimientos, sino que iban más allá de algo material; eran un recuerdo lejano, una infancia dulce que inevitablemente terminó.

“Coco,” al menos para nosotros los mexicanos no es un tributo al Día de Muertos, es un recordatorio de lo que podemos hacer: unirnos, apoyarnos y NUNCA olvidarnos. Seamos familia o no, siempre hemos sido una cultura llena de color, amor y pasión.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.