Tiene más conciencia el animal, que quien se encarga de protegerlo

0

Es bien sabido que el hábito no hace al monje así como a un buen funcionario responsable no lo hace un título, es imperativo realizar bajo un mayor escrutinio la selección y asignación de personajes para ocupar puestos en todas las dependencias gubernamentales y más a un  nivel directivo, ser compadre, conocido, amante o piquete de ombligo de un alcalde no alcanza ni es currículum; tampoco es suficiente el zapatero a tus zapatos. 

Hoy día, debería buscarse en las personas aspirantes no solo la honestidad, capacidad intelectual y preparación sino también el factor humanitario el cual aunque pareciere otro tema, es realmente el que por la carencia del mismo estamos como estamos y el sentido común ha caído en la ironía de que precisamente a lo común es a lo que menos sentido le damos.

En días anteriores las redes sociales se encendieron tras una denuncia ante las autoridades donde se exponía las inadecuadas condiciones en las que se mantenía una cría de tigre utilizada con propósitos de preservación y todos creyéndolo por buena fe aunque la lógica nos pegue de patadas. No obstante, cuenta con los permisos de tenencia requeridos. 

Más paradójico aun resultan las declaraciones de las autoridades de PROFEPA tras la inspección afirmando que la cría realmente estaba en condiciones apropiadas como si de plano no hubieran prendido nunca la televisión y echarle un vistazo a un programa de Animal Planet o Discovery Channel y aprender sobre especies silvestres y su hábitat natural.

Más claro ni el agua y aunque quieran tapar el sol con un dedo, ¡no señores! ¡ya no! Es hora de escuchar las voces que sí valen, las honestas, las conscientes, las que los cobardes prefieren taparse los oídos porque les lastiman, las voces de la sociedad, Sí, la sociedad de seres humanos evolucionados que en el mundo que estas “autoridades” dejaron de  existir.

👉Aprovecha los descuentos y quédate en casa 🏡 No te expongas 😷 también puedes pagar en línea 💳

Ya somos muchos, ya somos mayoría, es hora  de dejar de otorgar permisos al que soltará la lana con su debida mordida por supuesto o por ser el compadrito, es hora de concientizar y tratar “autoridades” de voltear los papeles, aunque esto implique ponerles un collar y cadena a quienes se benefician del comercio de especies silvestres y ser maltratados como el tigre de este caso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat