Garrapata y Rickettsia…. ¿Qué tanta mentira te han dicho?

0

Resulta paradójico cómo a pesar de haber cobrado la vida de varias personas, la Rickettsiosis siga sin ser tema de investigación a fondo para nuestras autoridades y todas aquellas instancias que tienen la responsabilidad de prevenir y proteger a la población contra el contagio.

Algunos medios de comunicación también  han jugado un papel muy importante en la propagación de información equivocada que ha ocasionado el señalamiento y estigmatización del perro callejero como el culpable y propagador de esta enfermedad.

Año tras año condenamos y sacrificamos a la verdadera victima a falta de conocimiento de los aspectos básicos de la enfermedad y sus orígenes y a nadie parece importarle ¿Pero y si les platicara que somos nosotros los verdaderos culpables? ¿Si les dijera que es gracias al perro que esta enfermedad no se ha convertido en epidemia? ¿Seríamos capaces de ser agradecidos y proteger a nuestro único aliado?

La rickettsia que es el nombre de la bacteria causante de la enfermedad que destruye algunos tejidos de nuestro organismo llegó a Baja California proveniente de Sonora transportada por el ganado y el venado (1) encontrando en la región el clima adecuado para sobrevivir producto del cambio climático (2) ya que el clima que ahora tenemos difiere al que solíamos tener y era inadecuado para la supervivencia de la garrapata que es uno de los portadores de la bacteria.

La Rickettsiosis se presenta en varios tipos siendo tres los más comunes en nuestro país:

1.-Tifo epidémico transmitida por piojos (3)

2.-Tifo murino transmitida por la pulga de las ratas (4)

3.-Fiebre manchada transmitida por la garrapata, que pareciera ser la única de la que tenemos conocimiento pues siempre le atribuimos todos los casos de contagio y omitimos el hecho inescrutable de que cualquier persona puede ser infectada producto de la picadura de piojo, pulga o garrapata.

Los tres vectores anteriormente mencionados (piojo, pulga y garrapata) se alimentan de la sangre de mamíferos, aves y reptiles (no solo de los perros y gatos como se piensa) y pueden almacenar en su organismo el suficiente alimento para sobrevivir meses e incluso años.

El perro no produce a la garrapata esta se reproduce con la ayuda de la garrapata macho durante la etapa adulta y es capaz de reproducir de 3,000 a 4,000 huevecillos que deposita en la tierra y lugares de escasa higiene.

Los perros y gatos contrario a lo que se piensa son la única barrera de protección que tenemos contra la garrapata, si exigimos su exterminio pensando que son los culpables de reproducirla  de manera ignorante como le hemos venido haciendo (5) realmente estaremos condenándonos a ser las principales víctimas por exposición directa y aumentar el número de muertes por rickettsia.

Lo que tenemos que hacer es protegerlos con tratamiento contra pulgas y garrapatas en lugar de seguirlos culpando, pues si estuvieran protegidos al momento de que la garrapata se les subiera para alimentarse tras haber bajado a depositar los huevecillos y les picara automáticamente se morirían haciendo más fácil el control de la plaga.

Aun así tenemos que dejar claro que únicamente el 2% de la garrapata, piojo y pulga es portadora de la enfermedad, cosa que tampoco se nos informa.

La falta de higiene es el factor más importante para la propagación de la enfermedad por lo que tenemos que mantener nuestros espacios limpios y fumigados de esa manera podremos eliminar los huevecillos que hayan sido depositados en la tierra.

Los niños son las víctimas más vulnerables dado que los síntomas que presenta la enfermedad son similares a otras más comunes sin embargo el tratamiento que requiere difiere y para cuando se detecta la rickettsia ya se encuentra en un estado avanzado y letal. (6)

Así que como pueden ver contener y evitar la enfermedad es bastante sencillo, únicamente se requiere la protección de los animales quienes son las verdaderas víctimas y nuestro único aliado e implementar programas de fumigación en zonas de mayor exposición que suelen ser las del este de la ciudad dada la falta de pavimentación y programas efectivos de recolección de basura.

En cuanto a los numeritos que he venido dejando a manera de anotaciones, es la enumeración de los verdaderos culpables de que sucedan las tragedias y se propague la enfermedad y en todos los casos apuntan hacia nosotros.

 

  1. El pésimo control de inspección sanitaria por parte de las autoridades al ganado que entra en la entidad para nuestro consumo.
  2. El ser humano que sigue sin entender las consecuencias del cambio climático del cual es responsable.
  3. La falta de implementación de programas higiénicos en las escuelas primarias donde abundan los piojos.
  4. El nefasto sistema de recolección de basura por parte de las autoridades municipales.
  5. La desinformación por parte de autoridades y medios de comunicación.
  6. El descuido por parte del sector salud renuente a investigar o consultar acerca de la enfermedad con especialistas infectologos.

 

Si las autoridades no nos dicen la verdad porque la desconocen o porque sencillamente no les interesa darle la seriedad que requiere, seamos nosotros más responsables e informemos para que dejemos de castigar a los animales en condición de calle que nuevamente nos demuestran su lealtad y nos protegen de esta enfermedad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.