Crítica de Rápidos y Furiosos 8 ( The Fate of the Furious) 2017

0

Una aparente traición, un villano queriendo desaparecer el mundo, armas nucleares, un grupo de hombres y mujeres más perspicaces que James Bond, y más suspicaces que Jason Borne, piloteando autos lujosos a toda velocidad para salvar a la humanidad, son los ingredientes perfectos para aderezar una ensalada insípida llamada Rápidos y furiosos 8; con una historia dramática forzada y un guión sencillo que en su montaje (edición) pretende ser inteligente.

Hay les va la sinopsis:

Cuando Dom y Letty celebran su luna de miel, Brian y Mia se han retirado del juego y el resto del equipo se ha desintegrado en busca de una vida común y corriente; una misteriosa mujer intentará seducir a Dom, para convencerlo de regresar a la vida criminal que tanto lo acecha, traicionando a quienes lo rodean y enfrentándose a retos nunca antes vistos.

 furiososs

Desde la costa cubana pasando por las calles de Nueva York y hasta el helado Ártico, el equipo deberá cruzar el mundo para detener a una anarquista y evitar un desastre mundial trayendo de vuelta a casa al hombre que los convirtió en una familia; ¿qué tal, eh?

La película no tiene prólogo, entra en la acción como si las ocho entregas fueran suficientes para saber quiénes son los personajes, el nulo desarrollo de estos hace que la historia dramática no llegue al espectador, ni viendo llorar a Toretto (Vin Diesel), los giros en la historia los va marcando la edición, no un buen guión, al igual que los encuentros entre Vin Diesel y Dwayne Johnson están editados de tal manera que pareciera que estuvieran juntos y no existiera rivalidad en ellos.

 Pero bueno, el exagerado exceso de efectos especiales y un presupuesto de 82 millones de dólares contenidas en las secuencias de acción hace que se te olvide el guion y la historia, desenchufándote por 2 horas de rutina diaria.

La película para mí es un churro, pero para miles de fans que darán satisfechos por ciertos cambios de personajes de películas pasadas y chistes que la relacionan con las otras siete.

 En resumidas cuentas, usted como espectador tiene la última palabra, no le quitó la oportunidad de verla, después de todo en gustos se rompen géneros.

Fernando Meseguer || Cinéfilo de corazón

 



.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat