Cuando el exceso de cariño daña

0

Para los que hacemos del rescate de los animales el pan de cada día, es común haber atestiguado la extensa gama de maltrato que el ilimitado ingenio del ser humano tiene para ofrecer, desde lo más brutal y despiadado hasta los que por cotidiano suele pasar desapercibido, sin embargo, existe una modalidad de maltrato tan inocuo a la vista de cualquiera que incluso nosotros mismos que nos jactamos de amar a los animales solemos cometer y es el denominado maltrato por omisión, expuesto no hace mucho tiempo  por primera vez por el recientemente fallecido filósofo contemporáneo Tom Regan. Esta variante de maltrato, suele confundirse a veces con el antropomorfismo que significa atribuirle características sui generis del animal humano a los animales no humanos o bien reflejar nuestra persona en ellos. ¿Reacción involuntaria psicológica de compensación de alguna carencia? ¿búsqueda o pretensión de sacio de nuestra necesidad de compañía?. Difícil saberlo, lo que sí es seguro es que tanto el antropomorfismo como el maltrato por omisión detallado a continuación tienen como principales víctimas  a nuestras mascotas.

En el maltrato por omisión a diferencia del antropomorfismo, en lugar de atribuirles características humanas omitimos o les retiramos su condición de animales ocasionándoles una verdadera confusión de identidad al grado de quedar varados en el limbo entre la especie humana y la animal. ¿Cuántos de nosotros en alguna ocasión no hemos restringido el contacto absoluto a nuestros animales de compañía con otros de su misma especie? ¿A cuantos no les ponemos ropa, pintamos el pelo, las uñas, cargamos en portabebés etc.? Una cosa es que nos guste dormir con ellos trepados en la cama porque vaya que son calientitos o entablar detallados monólogos que asemejen completas conversaciones en donde imaginamos y entonamos sus respuestas con la voz como imaginamos que sería si de verdad hablarán, incluso con lujo de improperios como es  mi caso  y otra muy diferente es negarles el privilegio de ser animal.

Frecuentemente he tenido animales de compañía en rehabilitación o alojamiento que han perdido en su totalidad la habilidad de interactuar con otros de su misma especie, es notoria su ansiedad al introducirles en una manada, de inicio claro que puede ser un tanto hilarante su reacción porque literalmente su semblante asemeja al de un humano al que no le gustan los animales…..casi casi podríamos escucharlos decir -¡Asco mamá un perro aléjalo de aquí!.- Y diplomáticamente con estilo sacarle la vuelta al amistoso can que se acercó con ganas de iniciar un juego, eso en el más inofensivo de los casos, sin embargo, lo tierno y chistoso termina cuando el trastorno de ansiedad por separación de su humano responsable les convierte en presas de alarmantes ataques de pánico que culminan con lesiones ocasionadas a sí mismos producto de la desesperación y deseo de escapar del sitio de contención para volver a casa, se deprimen, se aíslan y verdaderamente sufren porque incluso la diferencia de comodidades a las que están acostumbrados es bastante evidenciable.

Su inexperiencia y pérdida de habilidad para comunicarse con otros animales les vuelve torpes, toscos y constantemente son víctimas de agresiones al no saber medir su fuerza en el juego y cometer transgresiones que generan respuestas no deseadas…¿Y el resultado de todo esto?- Impactos psicológicos negativos que asemejan aquellos del maltrato directo.

¿Sabes? Tu animal de compañía es genial por el solo hecho de ser eso, un animal cuyas atribuciones pueden ser incluso envidiables, son más tolerantes a las inclemencias del tiempo, viven el día sin preocupaciones, no son rencorosos ni actúan con dolo,  en fin,  son tan sencillos que el mundo a través de sus ojos  es maravilloso aun y cuando no siempre tienen sus necesidades básicas cubiertas. -¿Cuántos no desearíamos poder ver el mundo así?- Amarlo significa respetarle esas condiciones y procurarselos, el no necesita ser humano porque él es perfecto tal y como es…. ¿No lo crees así?

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir chat