Los Albergues para migrantes en la ciudad de Tijuana, olvidados y devastados

0

Actualmente en Tijuana hay un promedio de 20 albergues que dan apoyo a deportados y a migrantes extranjeros y mexicanos. Los albergues más antiguos tienen entre 20 y 30 años. Seis de ellos fueron habilitados en las últimas semanas del mes de agosto a raíz de la llegada de un considerable número de migrantes de origen haitiano y africano. En Tijuana se distingue la adscripción religiosa de todos ellos: scalabrinianos, salesianos (católicos), cristianos. La capacidad máxima en todos los centros se vio superada en más de un 150% de junio 2016 a febrero de 2017.

En octubre se habilitó el primer campamento-refugio para atender a un promedio de 150 haitianos por un periodo de tres meses. La situación de emergencia se resolvió parcialmente por la ayuda que vino de la comunidad de Tijuana en México y de la región sur de California, especialmente del condado de San Diego en Estados Unidos.

A pesar de la visita de enviados especiales de la Organización de las Naciones Unidas, las carencias continúan para la mayoría de los albergues. Pocos cuentan con servicios integrales como son ayuda psicológica, asesoría legal, Internet, teléfono, alimentos y camas.

Los representantes del gobierno federal y estatal a través de diversas oficinas insisten en que la ayuda a los albergues sí ha llegado, sin embargo, de acuerdo con los administradores de los propios centros de ayuda, los gastos de operación no se han podido cubrir. Las contribuciones en especie no bastan y la ayuda que ofreció SEDESOL en 2016 solo alcanzó para menos de la mitad de los albergues.

Esta distribución no tuvo un control a partir de un diagnóstico por cada albergue. Mientras que algunos centros de apoyo recibieron ayuda en especie y dinero, otros no pudieron acceder a ningún recurso por no contar con la Clave Única de Inscripción (CLUNI) que dispone la Ley Federal de Fomento a las Actividades Realizadas por Organizaciones de la Sociedad Civil.

El abastecimiento de alimentos se mantiene hasta el día de hoy en el margen de lo regular pero los centros requieren ayuda diferenciada y apoyo para gastos de operación. El tipo de población recibida, el número de personas, y las condiciones de accesibilidad e infraestructura no fueron considerados. Los centros con CLUNI y sin registro solventaron la llegada de miles de haitianos y africanos, pero las autoridades no se han percatado que los albergues más antiguos y los nuevos operan en su mayoría con recursos muy limitados.

Las necesidades no han cesado y ahora se avecina un incremento en el número de deportados. La permanencia temporal de los migrantes en tránsito provenientes de Haití ha bajado ya. De enero a febrero vemos una reducción de entre el 40 y 50% debido a las restricciones por parte de la Presidencia de Estados Unidos.

Sin embargo, los seis meses de ayuda a migrantes haitianos han dejado deudas superiores a los 80,000 pesos para los albergues. No se ha cubierto el pago de agua y apenas se logra pagar la luz y el gas en un buen número de albergues. El Colegio de la Frontera Norte (El Colef) hace un llamado a las autoridades competentes a tener en cuenta todos estos aspectos e invita a preparar una Agenda Especial de Apoyo a los Albergues de Migrantes, no sólo para los que se ubican en Tijuana y  el resto del estado de Baja California, sino para los que hay en el país, ya que debe existir una Agenda Nacional que busque el bienestar de la población migrante. Asimismo, invita a tener una perspectiva multidimensional de la compleja situación que viven los migrantes y deportados, sobre todo en los casos donde hay separación de familias, pues una familia rota puede llegar a significar una generación rota.



IMG-20170227-WA0008



 

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.