Exponen comerciantes dificultades para importar mercancías de segunda

0

En una reunión sostenida con Alberto Ulises Esteban Marina, Director General  de Normas la Secretaría de Economía con importadores de mercancías populares, éstos  le dieron a conocer de viva voz las complicaciones que tienen para poder importar productos de segunda.

“La finalidad de esta reunión, es explicarle las dificultades que tenemos en cuanto a la certificación de productos, en el ánimo de que puedan implementar un esquema acorde a nuestra actividad o a la naturaleza del producto”, indicó Carlos Hernández de León, presidente de IMPSA.

Señaló que con la  última modificación que se realizó a la norma NOM- 003-SCFI-2016,  los vendedores de segunda, prácticamente quedaron en desventaja y con complicaciones para poder cumplir con las nuevas reglas.

Para poder certificar un producto, explicó, se establecieron varios rangos, desde 10 mil hasta 30 mil piezas por lote, ello implica que se deben de enviar a laboratorio una muestra de 20 piezas para poder cumplir con el requisito de la muestra.

Hernández de León dijo que el costo aproximado de certificar una marca es de alrededor de 580 mil pesos.

Como consecuencia, es difícil conseguir la muestra y por otra parte resulta muy costoso hacerlo.

“Tal vez podríamos hacer el esfuerzo por cubrir ese costo, pero lo difícil es conseguir los mismos aparatos para certificar, por marca estamos hablando que tiene un costo de 580 mil pesos”, mencionó.

A nombre de los Importadores de Mercancías Populares, manifestó al funcionario que tienen toda la disponibilidad y se quiere cumplir, pero para ello requerían el apoyo de las autoridades federales.

El contrabando de mercancía de segunda, planteó, los afecta de manera alarmante, puesto que personas que no pagan impuestos, ni cumplen con certificación alguna, introducen al país de manera muy fácil sus productos, lo que les representa una competencia desleal.

Con el esquema de empresas integradora, mencionó,  tienen que cumplir con varias certificaciones, pagan impuestos  y una serie de medidas rigurosas, por lo que consideró injusta esta situación.

Criticó que haya personas que las dejen introducir sus mercancías con una boleta de auto declaración, lo que no es propiamente una importación, mismas que realizan el trámite en alrededor de 15 minutos, cuando integrantes de este sector que cumple con todos los lineamientos, pueden tardar de uno a dos días.

“Ellos no cumplen normas y operar en la irregularidad, pero el grupo que tu ves aquí es una muestra del compromiso que tienen de hacer las cosas de manera formal, darle cumplimiento a la norma, estamos comprometidos con nuestros negocios y queremos dejar satisfechos a nuestros clientes”, afirmó.

En cuanto a los productos de segunda que venden, destacó que ofrecen una garantía de seis meses en adelante y también se preocupan por el tema de la eficiencia energética.

E incluso en caso de que un producto llegara a tener algún problema, van de inmediato para repararlo y en caso de que el cliente no lo quiera, se lo cambian por otro de su preferencia.

Aun cuando le planteó que no era de su competencia, del Director de Normas de la SE, le hizo saber la afectación que tienen por haberles recortado el horario en la aduana, así como el hecho de que si se equivocaban en un número de serie, el costo les implica una sanción  de alrededor de 18 mil 500 pesos.

“Nuestra propuesta es entonces que se nos permita certificar por producto y no por marca, así nos dan la oportunidad de poderles cumplir y abaratar los costos, de lo contrario estaremos fuera de mercado”, indicó.

Esteban Marina dijo que se encontraba en la ciudad a petición de la Subsecretaría de Competitividad y Normatividad de la SE, María del Rocío Ruíz Chávez y posteriormente se comprometió a dar respuesta a los planteamientos, en un periodo de 15 días aproximadamente tras una petición por escrito.

Asimismo los exhortó a aprovechar sus capacidades, ya algunos de los integrantes de IMPSA, poseen el conocimiento para arreglar distintos aparatos electrónicos.

“Si hiciéramos un esquema de certificación de las personas encargadas de reparar y metiéramos un esquema, en donde pudieran certificarse como organismo”, mencionó a la vez de que explicó que era un planteamiento que se debía de analizar.

En  su caso particular, consideró que es preferible establecer mecanismos conforme a la norma, que hacer excepciones a la norma.

Frente a los comerciantes, hizo saber que le comentaría la problemática que tienen con la Aduana,  al director general de Comercio Exterior, Subsecretaria de Industria y Comercio, de la Secretaria de Economía (SE) Juan Díaz Mazadiego, para que atienda estos planteamientos.

Los representantes de IMPSA, estuvieron acompañados del presidente y Vicepresidente de la Canaco-Servytur Tijuana, Gilberto Leyva Camacho y Mario Escobedo Carignan, respectivamente,  quienes destacaron el compromiso asumido por este grupo de comerciantes, primero para cumplir con todos los requerimientos y normas establecidas; y en segundo lugar para ofrecer productos de calidad y garantía a la población.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.